Lo que las mujeres callamos

Lo que las mujeres callamos

Una investigación realizada por la Universidad de Maryland llegó a la conclusión que la proteína causante de la actividad lingüística FOXP2 (la proteína del lenguaje), que se encuentra en el cerebro, se presenta más en mujeres que en hombres, el estudio se llevó a cabo con diez niños y niñas de 3 a 5 años, las niñas mostraron más de 30% de esta proteína que los varones. Por esta y más razones podríamos pensar que las mujeres dicen todo lo que piensan, pero no es así, a pesar de ser el sexo más sensible y sensorial, las mujeres callan gran cantidad de cosas.

Aprender a conocer a una mujer

En algunas ocasiones podremos encontrarnos en momentos donde no entendamos el por qué de las actitudes de una mujer, en estos casos no hay que enfrentar la situación con recelo e incomprensión, debe haber una razón de fondo que no haya sido expresada explícitamente. A veces a las mujeres nos cuesta ser totalmente sinceras respecto a lo que sentimos y pensamos, no queremos parecer dramáticas, egoístas, exageradas o irritables o no hemos indagado en profundidad nuestro sentimiento.

Lo que las mujeres callan

Cuando algo ande mal trata de tener una buena comunicación, muchas veces una mala actitud podría empeorar las cosas, cierto que nadie es adivino para entender algo que no sabe, pero si nos llegan con preguntas serenas y cargadas de buena actitud, poco a poco iremos expresándonos de manera suelta y sincera. En cambio, si notamos algún ataque y comentarios defensivos no comunicaremos de la mejor manera lo que sentimos y veremos más problemas que posibles soluciones.

Es mejor pensar antes de hablar

A una mujer le puede molestar cualquier tipo de cosa, al ser muy sensibles y perceptivas, dependiendo qué se diga y, lo más importante, la manera en que se diga. Nuestro sistema emocional se activará siempre, muchas veces no decimos que nos molesta para no causar una disputa o porque queremos que las personas noten por si solas en qué se equivocan, este es un gran error, ya que todo es subjetivo y lo que puede ser mal visto por una persona es totalmente lo contrario para otra. Lo importante es primero saber qué nos molesta y el por qué antes de hablar, luego comentarle a la persona qué sentimos ante sus actitudes, palabras o acciones.

Desde no comer la comida que preparamos, apagar el teléfono de día, no ir a esa cena planificada de nuestros padres, tener sueño en el bar, sonreírle mucho a otra mujer, no recibir constantemente algún detalle, no proponer citas románticas, pasar desapercibido nuestro nuevo corte, no ayudar en casa o no prestar atención mientras hablamos, cualquiera de estas cosas y otras pueden llegar a lastimarnos o molestarnos y muchas veces no manifestamos nuestro enojo en el momento, sino dejamos acumular una serie de sentimientos que terminan por explotar de la peor manera.

Es por esto que cuando no sepas por qué una mujer esta actuando de determinada forma pregúntale cómo se siente, si desea hablar y aclarar malentendidos o intenta dejarle claro que quieres saber qué le gusta y disgusta para poder hablar sobre ellos. Así parezca absurdo en algunos casos no vayas a menospreciar lo que siente, ya que todo tiene un transfondo de mayor fuerza, con la comunicación se consolidan relaciones duraderas con las personas

Categoria: